Estatuto

Antecedentes

El primer Estatuto Social, cuyos antecedentes obran en los libros del Club, fue el aprobado por la Asamblea Extraordinaria del 13 de diciembre de 1919, conforme al proyecto sometido a su consideración por la Comisión Directiva, de acuerdo a lo resuelto en reunión del 14 de julio de 1919 (Acta Nº 29, Fo. 61 del Libro de Actas de Comisión Directiva).

Por Resolución de Comisión Directiva del 3 de enero de 1924 (Acta Nº 134 Fo. 2 del Libro de Actas) se dispuso introducir modificaciones al Estatuto, las que luego de su estudio por la Comisión de Reformas formada al efecto, fueron aprobadas en general por la Asamblea del 19 de setiembre de 1925 y en particular por las Asambleas del 21, 23, 26 y 29 de setiembre de 1925.

El Reglamento de Elecciones fue aprobado en general y en particular, por la Comisión Directiva, en las reuniones del 11 de agosto, 19, 21, 23 y 26 de setiembre de 1925 (Acta Nº 216 Fo. 151 y siguientes del Libro de Actas).

Por Decreto del Poder Ejecutivo Nacional de fecha 3 de setiembre de 1929, con el informe favorable de la Inspección General de Justicia, se concedió al Club Atlético Boca Juniors la personería jurídica y fueron aprobados sus Estatutos.

Por Decreto del Poder Ejecutivo Nacional Nº 19.075 del 16 de octubre de 1956, se aprobó el nuevo texto del Estatuto del Club, sancionado por la Asamblea General de Asociados celebrada el 19 de agosto de 1955; y por Resolución de la Inspección General de Justicia de fecha 29 de noviembre de 1956, se aprobó el nuevo Reglamento General de Comicios votado en la misma Asamblea General precitada.

Por Resolución del Ministerio de Educación y Justicia de la Nación PE Nº 1442, de fecha 8 de setiembre de 1964, fueron aprobadas las reformas introducidas al Estatuto del Club por las Asambleas celebradas el 30 de julio y 9 de octubre de 1963.

Por Resolución de la Inspección General de Personas Jurídicas Nº 5487, de fecha 16 de noviembre de 1971, fueron aprobadas las reformas introducidas al Estatuto por las Extraordinarias de Representantes celebradas el 28 de noviembre de 1969 y 10 de setiembre de 1971.

Por Resolución de la Inspección General de Justicia Nº 02101, de fecha 13 de abril de 1981, fueron aprobadas las reformas introducidas al Estatuto por la Asamblea Extraordinaria de Representantes celebrada el 14 de enero de 1981.

Por Resolución de la Inspección General de Justicia Nº 000568, de fecha 1º de diciembre de 1982, fueron aprobadas las reformas introducidas al Reglamento General de Comicios por la Asamblea Extraordinaria de Representantes celebrada el 14 de setiembre de 1982.

Y finalmente, por Resolución de la Inspección General de Justicia Nº 001856 de fecha 7 de noviembre de 1995, fueron aprobadas las reformas introducidas al Estatuto y Reglamento General de Comicios por la Asamblea General Extraordinaria de Representantes celebrada el 24 de agosto de 1995.

TITULO I

NOMBRE | PROPÓSITOS | CAPACIDAD JURÍDICA

Artículo 1º: El Club Atlético Boca Juniors, fundado el 3 de abril de 1905, en la ciudad de Buenos Aires, en la que fija su domicilio legal es una Asociación Civil con personería Jurídica, cuyas finalidades y propósitos son:

  1. Propulsar el desarrollo integral de la cultura física, social, moral e intelectual de sus asociados, a cuyo efecto habilitará las instalaciones deportivas y sociales, que permitan los medios y recursos a su alcance;
  2. Organizar competiciones y torneos y participar en todos aquellos actos relacionados con sus fines que organicen las entidades a las que la Institución se halle afiliada;
  3. Promover el espíritu de unión y sociabilidad entre sus asociados;
  4. Mantener relaciones con las instituciones nacionales y extranjeras, que tengan afinidad de propósitos. Podrá establecer las delegaciones y representaciones que sean convenientes. La divisa del Club Atlético Boca Juniors es una franja amarilla oro en fondo azul. El escudo será engalanado con estrellas representativas cada una de campeonatos obtenidos por su primer equipo de fútbol y por acontecimientos deportivos que, por su significación, puedan equipararse. Cada estrella que se agregue al escudo deberá ser aprobada por la Asamblea de Representantes.

Artículo 2º: El Club, como persona jurídica, tiene toda la capacidad jurídico-legal, respecto de todos y cada uno de los actos no prohibidos por la legislación vigente. Podrá operar en cuentas corrientes, a crédito u otros modos legalmente permitidos, con bancos oficiales y privados, así como entidades u organismos crediticios, legalmente autorizados. Además, como miembro asociado a la Asociación del Fútbol Argentino, respetará los estatutos, reglamentos y resoluciones que de ella emanen. El Club Atlético Boca Juniors se reserva el derecho de cuestionar o reclamar ante dicha Asociación, por arbitrariedad, ilegitimidad o nulidad de actos no ajustados al procedimiento adecuado.

TITULO II

DEL PATRIMONIO Y LOS RECURSOS

Artículo 3º: El patrimonio del Club está constituido por la totalidad de sus bienes, cuyo uso y movilización, con los recursos sociales, configurarán los medios materiales para el cumplimiento de sus propósitos. La conservación y acrecentamiento del patrimonio se fijan como norma permanente de

acción de las autoridades sociales.

Artículo 4º: El Club provee a sus gastos e inversiones con los siguientes recursos:

  1. Las cuotas de ingreso, mensualidades y demás aportes ordinarios y extraordinarios impuestos a los asociados;
  2. El producto, y en su caso el porcentaje que le corresponda de la venta de entradas a los espectáculos públicos;
  3. Los demás fondos allegados por la explotación del fútbol y de otros deportes;
  4. Las rentas de inversiones patrimoniales y de concesiones de publicidad y de cualquier otro carácter;
  5. Las donaciones, legados y subvenciones que ocasionalmente pueda recibir;
  6. Todo otro ingreso atraído mediante actos o medidas que permitan las leyes en consonancia con las exigencias de este estatuto.

Artículo 5º: La propiedad de los bienes inmuebles que el Club adquiera por cualquier título, corresponderá a la Institución como persona jurídica y la Comisión Directiva que sólo tiene poder administrativo, no podrá adquirir, ceder, vender, hipotecar ni construir bienes inmuebles sin expresa autorización de la Asamblea de Representantes.